Skip to content
Carrer de la Màquina, 53 08850 Gavà
Demolición de un edificio de viviendas en Albacete adjudicado a Deltapunt

Deltapunt ejecutará la demolición de un edificio de 56 viviendas en Albacete

El Ayuntamiento de Albacete, a través de URVIAL, Sociedad de Gestión Urbanística, S.L.U. ha adjudicado a Deltapunt la demolición de un edificio de 56 viviendas, conocidas como viviendas Renfe. En total, La superficie total construida a demoler es de 4.859,45 metros cuadrados. Los trabajos, que se ejecutarán mediante una combinación de medios manuales y mecánicos, incluye la retirada de fibrocemento y el plazo de ejecución estimado es de 3 meses.

La demolición de un edifico exento con 56 viviendas requerirá de unas actuaciones previas que incluyen:

  • Desconexión de instalaciones
  • Desmontaje de elementos externos
  • Desmontaje de bajantes y canalones de fibrocemento bajo un plan específico de trabajo y seguridad
  • Montaje de vallado provisional
  • Desinsectación y desratización.

Llegará posteriormente el momento de la demolición del edificio, elemento a elemento, por medios manuales, que incluirán la retirada de mobiliario, vidrios, maderas y elementos metálicos con el objetivo de separar adecuadamente cada tipología de residuo.

Posteriormente, la demolición mecánica y por colapso (uso de cizalla) del edificio: Serán objeto de demolición en esta fase las cubiertas, los forjados y pilares de hormigón, la tabiquería y los cerramientos.

Demolición de un edificio por colapso o por empuje de máquina

La demolición por empuje, también conocida como demolición por empuje mecánico, es un método específico de demolición que implica el uso de maquinaria pesada para derribar estructuras mediante la aplicación de fuerza física considerable. Este enfoque se utiliza comúnmente en la demolición de edificios grandes.

A continuación, describimos los elementos clave de la demolición por empuje:

  • Maquinaria especializada: La demolición por empuje generalmente implica el uso de maquinaria especializada, como excavadoras de gran tamaño equipadas con brazos hidráulicos o martillos demoledores. Estas máquinas están diseñadas para manejar cargas pesadas y aplicar fuerzas significativas para derribar las estructuras.
  • Secuencial: La demolición por empuje se realiza de manera secuencial, con la maquinaria trabajando desde la parte superior de la estructura hacia abajo. Se pueden realizar cortes estratégicos en la estructura para debilitarla antes de aplicar fuerzas de empuje.
  • Corte controlado: Antes de la demolición propiamente dicha, se pueden realizar cortes controlados en elementos clave de la estructura, como columnas o vigas principales. Estos cortes ayudan a dirigir la caída de la estructura de manera segura y controlada.
  • Uso de contrapesos o cortinas de demolición: En algunos casos, se utilizan contrapesos, cables de sujeción o cortinas de demolición para controlar la dirección de la caída de los elementos demolidos y evitar daños no deseados a estructuras circundantes.
  • Seguridad: La seguridad es una consideración primordial en la demolición por empuje, y en cualquier otra actividad en cualquier actividad, también en el derribo. Antes de realizar la demolición de un edificio se lleva a cabo una evaluación estructural detallada para identificar posibles riesgos y asegurar que la maquinaria y los operadores estén protegidos durante el proceso.
  • Escombros: Después de la demolición, se procede a la eliminación de escombros. Este paso implica lógicamente el uso adicional de maquinaria para cargar y transportar los restos de la estructura a depósito autorizado.

La demolición por empuje es una opción eficiente para estructuras grandes y robustas, pero su aplicación requiere experiencia y cuidado para garantizar la seguridad y minimizar los riesgos asociados con la demolición de estructuras. La planificación detallada, la evaluación estructural y el cumplimiento de normativas de seguridad son esenciales en este método de demolición.

Volver arriba