Skip to content
Carrer de la Màquina, 53 08850 Gavà
Demolición mecánica de edificación en Barcelona

Demolición mecánica de edificación en Barcelona

Deltapunt está ejecutando la demolición mecánica de una edificación en Barcelona para Benjamin Franklin International School. Construida en 1970, la edificación presentaba un estado de mantenimiento normal, constando de planta sótano, planta baja (semisótano), planta primera, planta segunda, planta tercera y planta cuarta. En la planta cubierta tiene 2 terrados planos y una cubierta inclinada a 4 aguas a base de teja árabe cerámica, para una superficie total aproximada de 3019 metros cuadrados..


La demolición por medios mecánicos es un proceso de destrucción controlada de estructuras mediante el uso de maquinaria especializada. A diferencia de otros métodos, como la demolición manual o la demolición mediante explosivos, la demolición mecánica implica el uso de equipos pesados para desmantelar edificaciones de manera eficiente y segura. El derribo por medios mecánicos es una de las especialidades de Deltapunt.

La demolición mecánica, ¿qué incluye en este caso?

En este caso, la demolición mecánica del edificio, combinada con medios manuales, llega hasta el nivel superior del pavimento en planta baja o solera existente de acabado, sin tocar paredes medianeras ni ningún otro elemento ligado a ellas. Tampoco se extraerá la cimentación, incluyendo, eso sí, la retirada de todos los residuos valorizables y escombros resultantes que serán adecuadamente cargados, transportados y vertidos en emplazamiento autorizado.

En una fase posterior, se llevará a cabo la demolición de soleras del propio edificio, también por medios mecánicos, que presenta un espesor de 20 centímetros de hormigón ligeramente armado y que también incluirá la carga, transporte y vertido del escombro resultante. La superficie total calculada ronda los 250.000 metros cuadrados.

Las principales características del derribo mecánico

La demolición mecánica ofrece una solución eficaz y controlada para la eliminación de estructuras, asegurando la seguridad de los trabajadores y reduciendo el impacto ambiental mediante la posibilidad de reciclar materiales. Algunas de sus principales características incluyen:

  1. Maquinaria Especializada: Se utilizan equipos específicos, como excavadoras, martillos hidráulicos, grúas y otros dispositivos diseñados para desmontar estructuras de manera precisa. En este caso concreto, el protagonismo es para la excavadora New Holland equipando brazo largo o estándar dependiendo de la fase de derribo.
  2. Control Preciso: La demolición mecánica permite un control detallado sobre el proceso, lo que es esencial para evitar daños colaterales a estructuras circundantes. Esto resulta especialmente útil en entornos urbanos densos, si bien éste no sería el caso.
  3. Seguridad: Aunque implica el uso de maquinaria pesada, la demolición mecánica se considera una opción segura debido a la capacidad de los operadores para dirigir con precisión el equipo y minimizar los riesgos asociados.
  4. Reciclaje de Materiales: Durante la demolición mecánica, es posible separar y reciclar materiales de construcción, como metal, madera y hormigón, contribuyendo así a prácticas más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.
  5. Eficiencia en Tiempo y Costos: La demolición mecánica suele ser más rápida y eficiente en términos de tiempo y costos en comparación con métodos manuales. Esto se debe a la potencia y rapidez de la maquinaria utilizada.
  6. Adaptabilidad: Este método es versátil y puede aplicarse a una variedad de estructuras, desde edificios residenciales hasta grandes complejos industriales.

En esta actuación, como en tantas otras, también fue necesario inspeccionar y detectar posibles elementos con contenido de amianto. El desmontaje, recogida, embalaje y transporte de dichos elementos, calificados como residuos especiales calse III, forman parte del proceso habitual de retirada de fibrocemento, a partir siempre de un plan de seguridad y trabajo específicos tal y como recoge la normativa actual. Contar con la acreditación del registro RERA nos permite incorporar en el proceso de derribo las actuaciones previas para la retirada de materiales con contenido de amianto.

Volver arriba